Llega "juniembre": aprende a organizar el estudio

En Madrid ya no tienes la posibilidad de prolongar el estudio hasta septiembre si has suspendido. Ahora, con el nuevo "juniembre", como lo llaman los alumnos, tendrás que ponerte las pilas y dedicar horas al estudio en menos tiempo. Aquí te ofrecemos unas ayudas para afrontar el estudio y que esta tarea sea menos tediosa. Piensa que todavía tienes una oportunidad más... aunque sea pronto.

  • Organiza un horario realista de estudio, repartiendo el tiempo entre materias, descanso y ocio, y respétalo. Si es necesario, avisa a tus amigos y familia para que no te molesten a esas horas.
  • En ese horario debes indicar no sólo la asignatura, sino también los temas y ejercicios. Esa simple acción te ayudará a organizarte y a comprobar tus progresos.
  • El calor es un gran enemigo porque parece que nos vuelve algo vagos. Procura tener tu habitación despejada y ventilada. También puedes recurrir a una biblioteca o al aire libre, si quieres, pero debe ser un lugar donde no te distraigan y puedas concentrarte.
  • Ten a mano todo el material que vayas a necesitar, para evitar levantarte y perder la concentración. Además, procura tener tu mesa de estudio lo más despejada de accesorios que no necesitarás.
  • Estudia aprovechando las horas de luz natural, para que el foco no te haga sombra ni te dé más calor. Y procura que esas horas sean siempre las mismas y en el mismo sitio.
  • Suele rendirse más por la mañana, después del desayuno. En ese momento, cuando estás más activo, afronta los temas más difíciles o que te cuestan más.
  • Imprescindible una buena técnica de estudio: elige la que mejor se ajuste a tu persona (mapas mentales o redes conceptuales, fichas de estudio, subrayado, test en línea, reglas mnemotécnicas...) 
  • Para fomentar la concentración y la memoria lleva una alimentación equilibrada, no te saltes comidas y bebe suficiente agua. Evita bebidas que contengan exceso de azúcar.
  • Al suspender, es fácil que te asalte la ansiedad, pues quizá tengas la sensación de no haberte esforzado lo suficiente durante el curso. Pero recuerda que tienes una oportunidad. No la desaproveches y procura ser positivo.
  • Al acabar la sesión de estudio, dedica entre 15 y 20 minutos a repasar todo lo que has visto y estudiado. De esta manera, la víspera del examen te dedicarás al repaso final y no a memorizar.
  • Tras una jornada de estudio con el objetivo del día conseguido, date un pequeño premio, te lo mereces.